Carta a Nehuel y Mencey - Irema Curto Kennels
2425
post-template-default,single,single-post,postid-2425,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Carta a Nehuel y Mencey

    Estimado amigo Nehuel: Le doy a Vd. tratamiento de amigo porque he visto por algunas declaraciones suyas a Mencey que me defiende como criador y como teórico del Presa Canario. Hecha esta pertinente introducción de cortesía, quiero decirle que nunca me han gustado los seudónimos (se han dado entre escritores y poetas, hombres y mujeres, pero no por capricho sino por imperativos de tipo social, cultural o político, que en España ya no se justifican desde que se consolidó la democracia y todo el mundo puede exponer sus ideas, siempre y cuando no vayan acompañadas de bombas y tiro en la nuca). Sinceramente le digo que desconfío bastante de las personas que se ocultan detrás de seudónimos, y más, mucho más, cuando esas personas se refieren, mediante críticas cargadas de mentira, difamación, etc., a otras personas. Otro pelo nos luciría si todo el mundo diera la cara, o lo que es lo mismo el nombre con los apellidos, teléfono y domicilio, no con el fin de ir a su casa a partirle la cara cuando ha dicho algo contra uno que no tiene que ver con la realidad, sino para que todos sepamos quién es y dónde vive.

    Mencey (no sé quién es Mencey) dice, (de mí) que “aquí en las islas no tiene mucha reputación…”, “tiene algunos perrillos, pero…”, pregunten al Club sobre Irema Curtó a ver qué les cuentan”, el que está en contra del Club es él, porque quiere cambiar el patrón”.

Deduzco que Mencey es presero de nueva generación y, como neófito, fiel seguidor del maestro de todos ellos (los incondicionales del Club) Manuel Martín Bethencourt.

    Me apetece informar que cuando hace varios años Televisión Española en Canarias quiso hacer el primer reportaje acerca del Perro de Presa Canario, por recomendación de otros preseros, vinieron a mi encuentro, no fueron al Club. Cuando el reportaje estaba terminado y a falta de sonido sólo, hubo cambio en la cúpula de TVE en Canarias y todo el trabajo (que dirigió, realizó, etc. Cirilo Leal ) se quedó para la posteridad en el archivo de reportajes inconclusos de TVE. Cuando los directores de la revista italiana Pitbull and fighting Dogs (ahora Canidapresa) vienieron a Canarias con el fin de documentarse para hacer un reportaje sobre el Perro de Presa Canario, se presentaron en mi casa para que les echara una mano. Tras larga conversación, les dije que si pretendían hacer un reportaje completo, tenían que visitar, también, a los directivos del Club Español del Perro de Presa Canario, a lo que se negaron, (no sé por qué razones). Cuando Juan Rodríguez y Alfredo Ayala, de Televisión Española en Canarias, quisieron hacer un reportaje sobre el Presa Canario, vinieron a hablar conmigo en mi casa -al parecer, quien les había hablado de mí fue el profesor, o catedrático, no sé, de instituto, gran canario, D. Francisco Suárez Artiles, autor del inapreciable diccionario de vocablos guanches, Teberite. En el curso de la conversación (primera conversación) les dije lo mismo, que tenían que contar, también, con el Club del Presa Canario, y con los directivos de los clubs de Gran Canaria, que aunque no estuvieran reconocidos por la Real Sociedad Central Canina de España, algo tendrían que decir acerca del Presa Canario. A lo largo de mi actividad (26 años) como criador de presas canarios, los distintos medios de comunicación de Tenerife, donde resido, como son prensa diaria, radio y televisión, han recurrido a mí para aclaraciones, comentarios, debates, etc. acerca de la raza (en La Cope hice numerosos programas sobre este particular).

    Quede claro también que yo jamás he estado en contra de la oficialidad, ni de la Real Sociedad Central Canina Española, de la que soy socio desde hace más de un cuarto de siglo, ni del Club Español del Perro de Presa Canario, sí en contra de la mayor parte de sus directivos, y de Manuel Martín Bethencourt, por lo que él significa (es el cabeza) dentro de esa mafia -como la denominó en determinado momento alguien de la Real Sociedad Central Canina de España-.

    Y en lo que se refiere al Estándar de la Raza, dejando de lado algunas, pequeñas, lagunas, y algunos detalles, importantes desde mi punto de vista, como son la falta de premolares, el prognatismo, etc., me parece bien, y en mis escritos me he pronunciado en ese sentido. Quien no está de acuerdo con el actual estándar es Manuel Martín Bethencourt (y, por su influencia, todos los que le siguen, y adulan para que el próximo campeón sea su perro) que se niega en redondo a aceptar la capa negra bajo el argumento de que este color se debe a los cruces con dogos alemanes negros. Yo digo que bien, que en algunos de los presas canarios de capa negra les vendrá por el Dogo Alemán negro, como la capa leonada; muchos presas canarios heredan su capa leonada de dogos alemanes (lo puedo demostrar cuando quieran y donde quieran refiriéndome a presas que descienden, en parte, de dogos alemanes leonados). Y es una realidad incuestionable que en las mismas camadas donde aparecen cachorros de capa negra los hay, también, de capa leonada, atigrada, o bardina. Al aficionado medianamente inteligente que sabe de qué hablo se percatará de que tan presas canarios son los de capa negra como los leonados, los atigrados o los bardinos. Si por razones de pureza racial hubiera que eliminar a los cachorros de capa negra por descender del Dogo Alemán, habría que eliminar también a todos los demás, y entonces nos hallaríamos frente a una inevitable disyuntiva, quiere esto decir una alternativa entre dos posibilidades, abandonar el proyecto de reconstrucción (o construcción) de la raza Presa Canario por haberse incluido en la cría, entre otras razas, al Dogo Alemán, o aceptar la capa negra sin más rodeos. La capa negra está incluida en el Estándar de la raza, no por los argumentos que expone el señor Martín Bethencourt en su artículo escrito tras un arranque de visceralidad después de haber leído el mío, titulado La Capa Negra en el Presa Canario, publicado en el diario El Día (Santa Cruz de Tenerife), en la revista italiana Canidapresa, y en la revista Todos Perros, y que pueden leer en mi página web, en español o en inglés. Sinceramente, me atrevo a decir que el contenido de mi artículo sobre la capa negra en el Perro de Presa Canario se ajusta a la realidad y no admite discusión, sin embargo el artículo del señor Martín Bethencourt no resiste el más elemental análisis.

    Dice, también, Mencey (con el mismo rigor), “personalmente conozco a la mayoría de los viejos perreros (me imagino que se refiere a los preseros)… Recordar a mi maestro Juanito…, y la mayoría están de acuerdo con el patrón”, (¿racial?, pregunto yo). ¿A qué mayoría de viejos preseros ha conocido Mencey? Le invito a que los mencione. ¿Y a qué Juanito se refiere, al que considera su maestro, ¿y maestro de qué?, y Mencey,¿alumno de qué?, porque por sus declaraciones, afirmaciones, críticas, censuras, etc. me parece un alumno nada aventajado, poco informado, nada bien intencionado, nada objetivo, y poco amante, o partidario, del estudio y la verdad. Yo sí le puedo hablar de viejos preseros, no le quepa duda, y a mis cincuenta y cuatro años (bastantes más de la mitad en Canarias y la mayoría dedicado de lleno al Presa Canario) no creo que sea usted quién, por sus conocimientos o por su autoridad moral (por lo que le llevo leído) para hablar en los términos que lo hace en el Foro de Debate del señor Nehuel acerca de mi persona.

    Respecto de los presas que menciona Mencey, decir que Mencey, el campeón de España, hijo de Verdugo, como éste es displásico, pero lo que se dice displásico (según versión de los veterinarios que los radiografiaron, lo mismo que Tamarán, de la Casa del Presa, y Barón II, también de la Casa del Presa, y de Abedul se comenta que fue radiografiado y dio displasia, no sé en qué grado, y de Urco no diré nada porque no he oído que padezca esa enfermedad, he dicho, eso sí, y escrito, que es un producto de mestizaje en tercera o cuarta generación de Bullmastif y que a eso da tufo, por su fenotipo, por el color, por sus aplomos, por su expresión, por su falta de temperamento, etc. No hay que ocultar esta realidad, porque se trata de campeones (siempre digo, ¿campeones de qué?), y se supone que esos campeones tienen que ser prototipos raciales, el ejemplo a seguir por todos los criadores, y qué decir de las diferencias morfológicas y fenotípicas existentes entre los distintos campeones de España y sus orígenes? ¿y qué decir de su variopinta descendencia?

    “Yo vivo en Canarias, concretamente en Tenerife, donde está Irema Curtó, de Manuel Mora”, dice Mencey”. Yo no me llamo Manuel Mora (Manuel Mora es un señor gomero escritor y editor, que después de comprarme un cachorro de Presa Canario para su hijo se entusiasmó y escribió un librito titulado El Libro del Perro de Presa Canario), En Tenerife todo el mundo relacionado con el Presa Canario sabe que me llamo Manuel Curtó Gracia (sobretodo los directivos y socios del Club Español del Perro de Presa Canario), con documento nacional de identidad 78 043 912-J (¿y usted?). Y en el supuesto caso de que efectivamente se refiera usted a mí, está claro que no me conoce, ni ha conversado conmigo, ni ha estado en mi casa, ni en mis instalaciones, donde tengo “algunos perrillos”, de presa, claro. Por esa razón los del Club pierden el culo (perdón) por cruzar con machos míos, calladitos siempre y evitando en la medida de lo posible que la cosa trascienda, y luego los cachorros los inscriben a nombre de otro u otros machos, ¿no es así?

    No, señor…, ¿cómo dijo que se llamaba?, ah, eso, Mencey, ¿sabe qué significa Mencey? (a mí me da que usted tiene poco de Mencey, para ser Mencey hay que ser hombre, valiente, veraz, íntegro, objetivo, imparcial, etc. -en las filas del Club Español del Presa Canario militan pocos menceyes, créame, por lo que yo llevo visto-), usted no me conoce, repito, usted no ha hablado conmigo, usted no ha estado en mi casa, ni en mis instalaciones en donde se alojan mis perros de presa canarios. Y en lo que se refiere a mi reputación en las islas, me atrevo a decirle que me conoce, me valora y me aprecia muchísima más gente a mí que a usted, no le quepa la menor duda, ¿y sabe por qué?, porque he hecho muchísimo más que usted por el Presa Canario y durante mucho más tiempo.

    Nehuel, muchas gracias y enhorabuena por su Foro de Debate.

Manuel Curtó Gracia

Año 1998