El criador de Presa Canario

EL CRIADOR DE PRESA CANARIO

Ayer me llamó por teléfono un aficionado –me imagino que criador de Presa Canario- para preguntarme por mis presas, que si tengo alguna camada ahora, por el precio de un cachorro, etc. Hablamos un rato, del Presa Canario, de sus perros, que ha comprado aquí y allá y acullá, buscando, pienso yo, lo mejor del mercado a menos precio. El hombre no está conforme con los perros que le han vendido, y me dijo que no quería saber nada de ciertos criadores, de las Canarias y de la Península. Y al parecer bucea en internet, como tantos otros, mencionó presas míos que están en USA, y en España, que hay uno en Murcia, negro, que al parecer es muy bueno. En fin, lo habitual.

Entre otras cosas, yo le dije a este aficionado, al que no tengo el gusto de conocer, que no se puede esperar nada bueno de presas que nunca han sido radiografiados, probado su carácter, etc. Lamentablemente, la mayor parte de los presas canarios que se crían en España, incluyo Canarias, en el continente europeo y en todo el continente americano, nunca han pasado por los rayos X, ni sus ancestros hasta llegar a mediados de los 70 del siglo pasado, que es cuando se empieza a gestar la raza. Triste realidad. Imagínense el resultado del apareamiento de un macho y una hembra con displasia de caderas, y a esto añadámosle problemillas morfológicos,  de escaso temperamento, etc.

Todo criador que se precie sabe que el semental es el raceador por excelencia, y si es realmente bueno vale su peso en oro. Claro que un semental no puede ser realmente bueno si no desciende de una línea excelente (padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos, excelentes –permítanme la redundancia-.

Hablando de cría y selección, los autores del libro Todo sobre el Pastor Alemán, Goldbecker y Hart, publicado hace muchos años, dicen, poco más o menos, que es mejor utilizar un ejemplar mediocre de una línea sobresaliente, que uno sobresaliente de una línea mediocre.

Para la mayoría de los criadores de Pastor Alemán los conceptos relativos a la cría y selección están bien claros. Para la inmensa mayoría de los criadores de Presa Canario no. Toda la energía se les va en hablar, en criticar a diestro y siniestro, y pocos reconocen su mal hacer.

El aficionado de anoche se equivocó al comprar, se equivocó una y otra vez, y como él tantos. Y me dijo que los perros los quería para competir, y yo le dije, ¿competir en qué y para qué?. Quiere buenos perros, pero compra malos perros, como tantos otros, por poco dinero. La selección, la verdadera selección, no nos engañemos, nunca es barata, es cara. Esto lo sabemos todos los profesionales del perro, que hacemos todo cuanto podemos para criar buenos perros. Parte de lo que criamos para nosotros no llega a nuestro plan de cría, lo desechamos. Criar es seleccionar. Seleccionar es dejar lo que sobresale y apartar lo que no da la talla.

No pocas veces me han pedido cubrir con sementales míos y siempre he dicho que no. ¿Por qué no? , si yo te voy a pagar la cubrición, me dicen. Yo, a mi vez, les respondo con otra pregunta, ¿tienes certificado de libre de displasia de cadera de tu perra? No, no tienen certificado de libre de displasia de cadera, y para acabarlo de arreglar puede que a la perra le falte algún premolar, o esté totalmente fuera de tipo, y el carácter qué, y el temperamento, ¿y sus ancestros?

Otra cuestión que hay que tener muy en cuenta.  Desde el punto de vista genético, los machos  transmiten a su progenie el cincuenta por ciento. El otro cincuenta por ciento lo aportan las hembras. Esto nos indica que tenemos que ser igual de escrupulosos cuando seleccionamos las hembras que vayamos a utilizar en nuestro plan de cría. Porque el semental no resolverá las deficiencias de la hembra con la que se aparee.

 

Manuel Curtó Gracia

Tenerife, 8 de enero de 2015