Los falsos Presas Canarios. - Irema Curto Kennels
1981
post-template-default,single,single-post,postid-1981,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Los falsos Presas Canarios.

    Hace varios años escribí acerca de ciertos criadores (no pocos) que en muchos países crían perros tipo presa que poco o nada tienen que ver con el verdadero Perro de Presa Canario.

    Para ilustrar esta aseveración les voy a relatar un hecho rotundamente cierto.

    Estaba yo en mi criadero una mañana -¿o sería una tarde?, bueno para los efectos da lo mismo- cuando dos hombres jóvenes me sorprendieron en mis tareas cotidianas sin previo aviso. Eran de Madrid, los había conocido en Talavera de la Reina, a donde yo había viajado para obtener la Confirmación  de Raza de cuatro ejemplares de Presa Canario, y dos hembras de Perro de Ganado Majorero parra registro inicial. La verdad es que yo no me acordaba de ellos, uno de un metro ochenta quizá, robusto, y el otro más bien menudo. Ambos tenían algo en común, la altanería, la mala educación, la desfachatez, y la mentira. Este tipo de personas no me caen bien, no son de mi agrado. Previo el intercambio de saludos de rigor me dijeron que eran criadores, que criaban Presa Canario, que les gustaban mucho mis perros, etc., etc. En cambio sí recordaba yo los perros tipo presa que ellos presentaron  a dicho certamen, y no sé si les concedieron el Registro Inicial ó la Confirmación de Raza, o nada. Y puedo afirmar que eran unos perros impresentables, fuera de estándar en el más amplio sentido del término, inseguros, digamos tímidos, etc. Y en un determinado momento de la conversación, si es que a aquel palabrerío se le podía calificar de conversación, les dije que lo que ellos criaban no eran presas canarios, y a buen seguro que  su origen poco o nada tenía que ver con Canarias. Al oír mis palabras se mostraron amenazadores, como si me fueran a pegar, pero yo no cesé en mis argumentos. Entonces me mencionaron a un tal Asensio, afirmando que sus presas eran descendientes de los perros de ese señor. Yo sabía quién era  Asensio, y conocía su trayectoria, como persona y como criador de perros tipo presa, ningún ejemplo a seguir ni como persona ni como criador. Y les dije más, que sin duda los sacó de sus casillas. Ustedes los presentan en sociedad como presas canarios y como tales los venden, aprovechando el tirón, la moda del Presa Canario. Llamen a sus perros de otra manera, llámenlos presas españoles, o presas castellanos, pero no presas canarios. Entonces uno de ellos dijo que  quizá sería lo más acertado. Pues eso, llámenlos españoles, o castellanos, pero a ustedes no les interesa porque entonces no venderían un solo cachorro, y eso sería un mal negocio para ustedes.

    De manera abrupta, los dos visitantes se marcharon. Pero han seguido criando sus perros y los venden  como si de presas canarios se tratara a quienes quieran comprárselos, y los exportan incluso a otros países.

    Bien, sirvan estos dos caballeretes como ejemplo de lo que ocurre en no pocos países. Criadores del mismo estilo, o con un estilo semejante, sin escrúpulos ni ética, crían y venden perros tipo presa como si de perros de presa canarios se tratara.

 Manuel Curtó Gracia

Tenerife, 19 de enero de 2015