Origen de los Perros de Presa Canarios y Dogos Canarios de Tenerife. - Irema Curto Kennels
1992
post-template-default,single,single-post,postid-1992,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Origen de los Perros de Presa Canarios y Dogos Canarios de Tenerife.

    A lo largos de estos últimos años, muchos aficionados al Perro de Presa Canario me han pedido que escriba, y publique, algo relacionado con el origen  del Perro de Presa Canario. Incluso un antiguo socio del desaparecido Club Español del Perro de Presa Canario (ahora del Dogo Canario), en cierto momento, me trajo unos cuantos catálogos de monográficas con el fin de que rastreara, y elaborara, genealogías. Conservo dichos catálogos en un apartado de mí biblioteca, pero lo cierto es que no me apetece sumergirme en ellos para el fin que me propongo. Con los datos que tengo en mi archivo me parece que va a ser suficiente.

    Empecemos por Bobby y Piba.

    Bobby procedía de Arucas, al parecer fue criado por el carnicero Manolito Alemán. Yo se lo compré a un hombre (de Arucas) por seis mil pesetas cuando tenía unos seis o siete años de edad. En esos días, un amigo mío (Javier Perera Cabrera, muy aficionado a los perros) y yo visitamos a Juan Santana Álamo, en Bañaderos, Gran Canaria, para ver si tenía algún cachorro de presa. Juan nos dijo que no tenía ninguno, pero que en las Tres Palmas, Gáldar,  había un cabrero al que le había regalado una cachorra hacía unos días, que fuéramos por allí, que a lo mejor nos la daba, porque le parecía que no estaba muy interesado en ella. Javier y yo fuimos a ver al cabrero y efectivamente, no estaba interesado en la cachorra, por tal motivo la había puesto debajo de un cajón de madera, con una piedra encima, para que se muriera. Javier le dijo al cabrero que tenía un macho y una hembra Dobermans, y al ver el interés del cabrero, le dijo que cuando tuviera cachorros le llevaría uno, entonces el cabrero le dijo a su mujer que nos diera la cachorra, la tomé en brazos y nos fuimos. Así salvamos a Piba (fue el nombre que le puse) de una muerte terrible.

    Del primer cruce de Piba y Bobby obtuve una camada (1977) de la que recuerdo cinco cachorros –puede que sólo fueran cinco-, Tobi de Irema Curtó, Gey de Irema Curtó, Mora de Irema Curtó, Isora de Irema Curtó, y Tamay de Irema Curtó, que seleccioné para mí.

Tobi y Gey no tuvieron descendencia, que yo sepa.

Tobi fue vendido a don Luís, propietario de la gasolinera del cruce de Las Galletas, sur de Tenerife.

Gey fue vendido a don Ramón Monteverde, de San Cristóbal de La Laguna, Tenerife.

    Mora fue vendida a Pilar Udías, San Cristóbal de La Laguna. Dejó descendencia con Drago -un hijo llamado Guanche fue llevado a Madrid, junto con Drago, y fue a parar a manos de Asensio-, propiedad del Dr. Murube del Castillo, hijo de Gara y Manolo, éste de don Silverio Mesa, de Santa Cruz), y con algún presa más. Gara no era de tipo presa.

Isora fue vendida a Marián Bautista, de San Cristóbal de La Laguna. Dejó descendencia.

    Tamay fue cubierta por Felo, de cuyo cruce nacieron Beneharo de Irema Curtó, Mahan de Irema Curtó, que vendí por veinticinco mil pesetas a Manuel Martín Bethencourt (San Cristobal de La Laguna), Guacimara de Irema Curtó, que una vez adulta regalé a un amigo de Santiago del Teide, Tenerife, Guama de Irema Curtó, crucé con el Bulldog Inglés llamado Gruñón.

Ahora muy atentos a lo que sigue, no se lo pierdan.

Porky, hijo de Mahan de Irema Curtó y Turca.

Patagón, hijo de Mahan de IREMA Curtó Y Teguise  de Irema Curtó. Mahan  era hermano de camada de Guama, madre de Teguise.

Nuga, hija de Campeón de Irema Curtó y Laika.

Laika, hija de Sultán y Troika.

Sultán, hijo de Patagón y Pregunta.

Troika, hija de Kabul de Irema Curtó y Mora. Kabul hijo de Tinguaro de Irema Curtó y Piba.

Mora, hija de Sultán y…?

Caporal, hijo de Patagón y Gubia.

León, hijo de Campeón de Irema Curtó y Laika

Guama, hija de Caporal y Gara.

Traquer, hijo de Campeón de Irema Curtó y Tirma.

Chalia, hija de Mahan de Irema Curtó y Teguise de Irema Curtó. Hermana de Patagón.

Azano, hijo de Mahan de Irema Curtó y Nuga -Azano padecía epilepsia, y aun así fue utilizado como semental reiteradamente-.

Volcán, hijo de Beneharo de Irema Curtó y Tamay de Irema Curtó.

Tosca, hija de Campeón  de Irema Curtó y Tirma.

Barón, hijo de Sultán y Nusca de Irema Curtó. Campeón de la I y II Monográficas  de la raza.

Nusca de Irema Curtó,  hija de Tinguaro de Irema Curtó y Tipha (mastina española de pura raza, comprada a Antonio Cabezas Albamonte, de Madrid).

Diana, hija de Afur y Kansa. Kansa hija de Sultán. Campeona de la I Monográfica de la raza.

Garoe, hijo de León y Gheisa. Campeón de España.

Linda, hija de Kempi y Chira; Chira, hija de Sultán y Troyka.

Sancocho, hijo de Chío y Linda. Campeón de la 3ª Monográfica.

Chío, hijo de León y Buba.

Clay, hijo de Sultán y Mota.

Enzo, hijo de Chío y Buba. Ganador en Clase Abierta Machos en la 4ª Monográfica.

Buba, hija de Teide y Mota, descendientes de Azano y Patagón.

Tarka, hija de Sultán y Mota. Campeona en Clase Abierta Hembras de la 4ª Monográfica.

Urco, hijo de Turco y Mora (Mora hija de Sultán). Campeón de la 5ª Monográfica.

Catana de Los Cardones, hija de Barón y Tora (Barón hijo de Sultán y Nusca de Irema Curtó, y Tora hija de Teide y Guama, línea León-Azano).

Barón II, hijo de Tauco y Layka. Layka hija de Sultán y Troika)

Uga de Mayantigot, hija de Urco y Diana (Diana hija de Toro (Toro, mientras no me demuestren lo contrario, era producto de cruce de Bulldog Inglés con presa), y Tana, procedencia Azano-Traquer). Campeona de la 6ª Monográfica.

Verdugo, II en la 7ª Monográfica (por detrás de Urco), hijo de Aaron y Talia.

Aarón hijo de León y Cancha, ambos procedentes de Campeón de Irema Curtó y  Patagón. Patagón hijo de Mahan de Irema Curtó y Teguise de Irema Curtó (50% Bulldog Inglés, hermana de Tinguaron de Irema Curtó, Campeón de Irema Curtó, etc).

Mencey, hijo de Verdugo y Bula. Campeón de 8ª Monográfica.

Rina, ganadora en Clase Abierta Hembras. <<Con análoga genealogía que Mencey>>, se lee en el librito de MMB. No dice más-.

Tacher, hija de Turco y Tana. Tana hija de Sultán. Ganadora del CAC en la 8ª Monográfica.

    Como comprenderá el interesado en la genealogía de los perros de presa de Tenerife,  no empieza ni acaba en esta lista publicada en su libro por Manuel Martín Bethencourt, ni mucho menos. Si se conociera la lista completa de las distintas familias de presas de Tenerife (cosa prácticamente imposible en la realidad, en parte porque se mintió mucho, de palabra y en los papeles, cuando se trataba de los progenitores de determinadas camadas). No pocas veces se inscribieron camadas completas o parciales con progenitores falsos, porque no interesaba dar a conocer los verdaderos.

    La lista que presentamos aquí, transcrita casi en su totalidad del libro mencionado, era sólo una pequeña parte de lo que se crió desde mediados de la década de los 70 del siglo pasado hasta la 8ª monográfica de la raza. No obstante sí refleja y tiene mucho que ver con la mentalidad de las personas que manejaban los hilos del Club Español del Perro de Presa Canario (CEPPC) en esas fechas en beneficio de unos intereses muy concretos, y personales.

    Si analizamos detenidamente la lista que he transcrito nos daremos cuenta de que la endogamia (cerrada, sin pies ni cabeza, producto de la ignorancia) prevalecía frente a cualquier otra consideración. Y las ideas por las que se regía el colectivo de criadores afiliados al CEPPC seguía, al pie de la letra, los dictados de una sola persona: Manuel Martín Bethencourt. Los demás no eran más que unos meros comparsas, como manifesté por escrito hace ya muchos años.

    En las exposiciones monográficas, la mayor parte de las veces, los campeones fueron nombrados a dedo (a priori),  (cuando los juzgamientos corrían a cargo de los jueces especialistas, es decir, del club de la raza).

    Por otro lado, en perjuicio de la raza que se estaba gestando, el Plan de Cría, si es que se le puede denominar así, se basaba en la elección de determinados ejemplares (Mahan (de Irema Curtó), Teguise (de Irema Curtó) Campeón (de Irema Curtó), Kabul (de Irema Curtó), Nusca (de Irema Curtó). Ahí tienen la base genética sobre la que el Club Español del Perro de Presa Canario fue construyendo “su raza”. Pero esos no han sido los únicos presas del afijo Irema Curtó utilizados (ocultando su origen en la medida que podían) para la reproducción por los directivos, y socios, del mencionado club, no, fueron muchos más, durante largos años, y que nunca constaron en los pedigrís –quiero que conste que yo, propietario del afijo Irema Curtó, nada tuve que ver con la demencial utilización de esos ejemplares, y muchos más, nacidos en mi criadero en esas fechas y en años posteriores-.

    Y en ningún momento tuvieron en cuenta la salud física de los machos y de las hembras que destinaban a la reproducción, ni su funcionalidad. Todo su hacer lo centraban en las exposiciones, y en el negocio. Luego llegó el cambio de nombre (año 2001, si no recuerdo mal) – de Presa Canario a Dogo Canario- ante notario, del club del perro (de su perro), con la consiguiente modificación del estándar, con la absoluta convicción de que se les iba a abrir todo un mundo de posibilidades comerciales en otros países con el reconocimiento de la raza (su raza) por parte de la Federación Cinológica Internacional. Claro que no se percataron (tanta era su ceguera) de que se desgajaban (un hecho a todas luces irreversible) del  tradicional Perro de Presa Canario y sus características generales, con sus correspondientes capas diferenciadoras.

    Analizada la realidad expuesta, con la perspectiva que da el paso del tiempo, los hacedores del Dogo Canario se han ido dando cuenta de que todo fue un error, e intentan remediarlo diciendo que el Dogo Canario y el Perro de Presa Canario son el mismo perro, y así lo hacen constar (Dogo Canario- Presa Canario, Presa Canario-Dogo Canario, Dogo Canario-antiguo Presa Canario) en los catálogos de sus exposiciones monográficas año tras año.

    Desde el principio (mediados de la década de 1970) planteamos que el Presa Canario es (y con ese fin debe ser seleccionado) un can de trabajo multifuncional, no un can de exposición. Otra cosa muy distinta son las morfológicas, a las que concurren los perros para ser examinados, con el estándar de la raza en la mano, o en la mente, para emitir un juicio, imparcial, de la corrección morfológica y fenotípica, o no, de cada animal en ellas expuesto. Y se planteó, también, la imperiosa necesidad de exigir a todos los ejemplares, machos y hembras, el certificado de libre de displasia de cadera (hoy se debería exigir lo mismo con respecto de los codos), y un test de carácter previo, por personal cualificado,  a todos aquellos ejemplares que vayan a ser destinados a la reproducción.

    Los criadores de Presa Canario consideramos de suma importancia las cualidades expuestas en el párrafo anterior, sin las cuales la raza no vale nada y su futuro incierto.

Manuel Curtó Gracia

Tenerife, 5 de febrero de 2015