Pseudopresas III - Irema Curto Kennels
2478
post-template-default,single,single-post,postid-2478,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Pseudopresas III

Yo no sé qué saben algunos que se atreven a opinar en los foros sobre la raza Perro de Presa Canario. Por sus mensajes deduzco que se refieren a ciertos perros tipo presa que se crían en USA, que poco o nada tienen que ver con el Perro de Presa Canario. Y no sólo en USA, en todos los países europeos crían este tipo de perros en los que predomina el APBT, y que nada, o apenas nada tienen que ver con el Perro de Presa Canario. ¿Y por qué les llaman perros de presa canarios? -me preguntó con cara de sorprendido, e incrédulo, al oír mis palabras, un italiano propietario de uno de esos pseudopresas canarios-. Pues mira –le respondí-, porque con la denominación Presa Canario venden a muy buen precio un perro tipo presa que bajo otra denominación no lograrían vender. Vaya –exclamó el italiano-, pues no me siento muy feliz ahora sabiendo que me han engañado, aunque quiero mucho a mi perro Altimo.

En más de una ocasión he dicho, y escrito, que el mayor problema que afecta a nuestro moloso (canario) es que es eso, un moloso, y además de no muy antiguo origen. Por esa razón no pocos listillos han cruzado perros tipo presa con el fin de producir perros que de alguna manera se asemejen al Perro de Presa Canario, y bajo esta denominación los venden a altos precios.

El Perro de Presa Canario empieza a gestarse, como raza, a mediados de la década de los 70, no antes- la mayoría de los que se han aficionado a esta raza canina canaria a mediados de la década de los 70 no habían nacido todavía, ¿no es verdad?-.

Todos los que estamos metidos en esto de los perros sabemos que las razas caninas lo son por obra y gracia de los caprichos o necesidades del hombre, y que, por consiguiente, tienen un principio, y éste tiene que ver, siempre, con el mestizaje, porque, como me decía en cierta ocasión un destacado cinófilo español, las razas caninas todas han sido creadas por el hombre, y no salieron tal cual del Arca de Noé.

Claro que hay mestizajes y mestizajes, lo mismo que hay entendidos, o expertos, en perros y aficionadillos, a los que les encanta salir en los foros, porque no me vayan a decir que no es fácil salir en los foros… –cualquiera que tenga un ordenador y esté conectado a la red puede hacerlo, ¿no es así? -para divagar sobre algo, en este caso los perros de presa canarios, se supone, y hacer afirmaciones sobre una raza que no conocen.

Con demasiada frecuencia, aficionadillos al APBT, al BANDOG, o al PERRO de PRESA CANARIO, se despachan diciendo cosas tan peregrinas como que el Presa Canario es un bandog, y que el APBT es su base genética. A mí se me ocurre reclamar un poco más de respeto para el BANDOG, y es una pena que no salgan con más frecuencia en su defensa los que hacen el Bandog, porque no me parece aceptable que cualquier improvisado cinófilo se meta en los foros para decir que tal o cual raza de perros no es más que un bandog. Con esta comparación lo único que logran, estos improvisados cinófilos, es ensuciar la palabra bandog y la labor de aquellas personas que crían esta variedad, o raza, canina.

Como muchos saben, yo fui quien desde un principio denuncié, o informé, que el Perro de Presa Canario no era una raza antigua sino nueva, producto de cruces entre varias razas importadas a Canarias de distintos países y el Perro de Ganado Majorero. En esas fechas hubo quien quiso desautorizarme diciendo que cuanto yo decía era mentira, que el Perro de Presa Canario era producto de recuperación, llevada a cabo mediante la cría y selección por el Club Español del Perro de Presa Canario, de unos ejemplares que existían aquí y allá, de estirpe antigua, en las Islas Canarias.

Claro que de entonces acá ha llovido mucho y de Presa Canario se han sacado muchas camadas, y por consiguientes las generaciones suficientes como para poder hablar de raza, y como tal fue reconocida por la Real Sociedad Canina Española, y recientemente por la Federación Cinológica Internacional –la pena, la gran pena es que no haya sido reconocida con su verdadero nombre (Perro de Presa Canario), y no como Dogo Canario.

También he dicho, y escrito en multitud de ocasiones, que el Perro de Presa Canario (como raza) no está hecho todavía, que le falta uniformidad racial, en el amplio sentido del término, y que las cosas no se han hecho bien, que no se están haciendo bien, que el club de la raza, con su presidente a la cabeza, no piensa más que en ganar dinero fácil (y con mucha frecuencia fraudulentamente) con el Presa Canario, que les importa un bledo el futuro de la raza –a los hechos me remito-, por este motivo en el momento actual (11-05-2002) el Club Español del Perro de Presa Canario, FCI Dogo Canario, está absolutamente hundido, los miembros de la directiva cada cual se ha ido por su lado, tras disputas sin cuento, por cuestiones de dinero, por los campeones (CH), en fin, es una verdadera pena que este club haya sido dirigido siempre por una pandilla de insolventes.

Pero el Perro de Presa Canario seguirá adelante, a pesar de la oficialidad que lo representa, de los atrevidos ignorantes que cada dos por tres se asoman a los foros a opinar sobre la raza sin tener la más remota idea de lo que están hablando.

Hay un refrán que dice que de perros, de política y de religión todo el mundo sabe. Yo digo que de un tiempo a esta parte muchos saben (también) mucho acerca del Perro de Presa Canario.

Manuel Curtó Gracia